Los seis grados de separación y las redes sociales

T3CNO | Portal tecnológico de la PyME

A mediados de los 90, surgió la inquietud de conectar a las personas de una manera diferente a la que se venía utilizando, donde simplemente un usuario enviaba un mensaje a otro.  La idea era generar retroalimentación en las conexiones y simplificar la búsqueda de nuevos contactos.

Se pensó, entonces, en aplicar la teoría de los seis grados de separación que afirma que, un individuo, sin importar su ubicación, está conectado con cualquier otro en el mundo a través de una cadena de conocidos, que no supera los 6 eslabones.

Esta teoría se sometió a prueba en el año 1967 por Stanley Milgram (Psicólogo social estadounidense) quien puso en práctica el experimento denominado “Small World” (mundo pequeño), donde eligió al azar ciudadanos de una región y les encomendó la entrega de un paquete a un destinatario al cual, no sólo no conocían, sino que sólo contaban con su nombre de pila, profesión y ubicación aproximada. Las indicaciones brindadas por Milgram apuntaban a que cada ciudadano entregara el paquete a un conocido al que consideraran capaz de conocer a alguien cercano al destinatario final y este a su vez hiciera lo mismo con un conocido suyo hasta cumplir con el objetivo.

Si bien el experimento fue realizado a baja escala, los resultados basados en los paquetes que llegaron a destino demostraron que se requirieron entre 5 y 6 eslabones para llegar al destinatario final. Esto se debe a que cada eslabón aumenta exponencialmente la cantidad de personas interconectadas.

A partir de este experimento, varias universidades pusieron a prueba esta teoría, concluyendo en 2001, cuando la Universidad de Columbia, realizó un experimento similar al de Milgram, pero utilizando la Internet como plataforma y un número mayor de participantes. En esa oportunidad, el promedio de eslabones fue de 5,5.

Aplicando la teoría de los seis grados de separación, varios proyectos salieron a la luz, fomentando la interrelación y generación de usuarios. Aquí se detallan cronológicamente algunas de las redes más importantes.

– 2003: LinkedIn / MySpace
– 2004: Flickr
– 2005: Youtube / Facebook
– 2006: Twitter
– 2010: Instagram
– 2011: Snapchat / Twitch
– 2016: TikTok

Cada una de estas aplicaciones, al margen del tipo de servicio o finalidad que ofrezcan, se basan en la elevación del número de usuarios registrados, y de la utilización de ese recurso para la difusión de productos, servicios, información, etc, en un entorno retroalimentado.

En los últimos años, ha sido notable el aumento en la utilización de estas aplicaciones para fines comerciales por todo tipo y tamaño de organizaciones, siendo en la actualidad un recurso del que ninguna organización debe privarse.

También te puede interesar...

Deja tu comentario