3 ejemplos de como la tecnología puede mejorar tu negocio

Enlazate - Sistemas & Desarrollo web

Aún en los tiempos que corren, es recurrente encontrar PyMEs con su base de tecnología muy poco desarrollada o, hasta en algunos casos, inexistente. Ocurre que, en su mayoría, se tratan de pequeñas empresas de origen familiar que permancen trabadas en una transición generacional, en la que las nuevas prácticas chocan con las antiguas. Esto genera una resistencia al uso de nuevas tecnologías bajo la discutible premisa “para que cambiar lo que funciona bien”. Discutible porque este tipo de frases hace difícil el desarrollo de nuevas ideas bajo la presión de los resultados.

Aquí ennumeraremos 3 ejemplos de cómo la tecnología puede mejorar tu negocio de manera eficaz y rápida.

1 – Sitio web corporativo

Los sitios web se han transformado en una nueva unidad de negocios desde la cual cualquier organización puede comunicar y/u ofrecer sus productos y servicios. El por qué de esta transformación se debe a que se trata de un potencial punto de venta, el cual se encuentra disponible las 24 horas, los 365 días del año. Además, por constar con un costo relativamente bajo y una implantación rápida, es una herramienta ideal y al alcance de cualquier PyME.

2 – Herramientas en la nube

La nube se ha convertido en una opción de peso, no solo para PyMEs, sino también para grandes empresas. Al requerir de un equipamiento físico mínimo y de su implementación escalonada acorde a cada necesidad, es un opción muy interesante y segura para organizaciones que comienzan a dar los primeros pasos en la profesionalización de sus sistemas. Manejo de archivos compartidos de trabajo, calendarios, utilización de software de gestión, administración de contactos comerciales, son algunas de las herramientas que pueden correr en la nube.

3 – Red corporativa

Las red corporativa es una herramienta fundamental para cualquier organización ya que todas las aplicaciones de uso se encontraran montadas sobre ella. La seguridad de la información, el software de gestión, el correo electrónico, las impresoras, los archivos de trabajo, la facturación, la telefonía, por nombrar algunos, son algunas de las aplicaciones de uso corriente que dependen de una buena red corporativa.  En tiempos en que todo se basa en la rapidez, en encontrarse en línea, una red corporativa bien configurada y segura garantiza la respuesta de las diferentes aplicaciones en el tiempo y la forma en que la organización lo requiera.

También te puede interesar...

Deja tu comentario